Hallowen

A qué país me tendría que mudar para celebrar Hallowen????????

Recién llego de estudiar, y ni bien llegué Guada me dice con una sonrisa de oreja a oreja,"mamá hoy es Hallowen!!!!!!!!!!, esta noche hay que disfrazarse y salir a buscar dulces, yo estaba pensando, mirá yo me visto de Hada, Nuri de princesa, vos...te podrías vestir de Reina ¿querés? así nos acompañas...hay que ir por todas las casas y golpeas la puerta y decis dulces o truco!!
Respire y pregunté: Guadi de donde sacaste todo eso?...
A lo que respondió muy segura: Es que esta mañana vimos la tele con Meli (mi cuñada)y decían eso.Vimos una película y unos dibujitos..llegó hallowen mami!!
"ahhhhhhhhhh ok! Guada, mi vida, En Argentina, no se celebra Hallowen. Acá nadie se disfraza ni hace esas cosas.Si querés pasamos, pero no creo que te den nada, porque no es una costumbre de nuestro país." Contesté
y me quedó mirando con unos ojitos llenos de decepción y preguntó:
Y entonces, en que país lo festejan?
Y haciendo memoria emotiva del foro respondí: En EEUU, en México, creo que en España, en Panamá...pero en Argentina,no hijita.
Ufa!!!!!!!!!!! me dijo con cara de enojada y se fue a su habitación pisando fuerte.
Al rato viene con la mochila llena de cosas, y me dice: Mamá me voy a festejar Hallowen...me voy a vivir a México!
-Ahhhhhhhhh bueno!!Y eso porque?pregunté
Y con mucha seguridad me dijo:-Porque allá son mas divertidos, este país es muy aburrido!!
-Y te vas solita? me vas a dejar?
-No mami!!!!!!!vos venís conmigo, sino, quién me paga el pasaje?


El maltrato verbal es violencia: "No le digas a tu hijo lo que nunca le dirías a tu jefe"

Hace unos días en a través de FB ví un enlace a unos videos de una Camapaña Argentina contra el maltrato verbal. Dos videos fuertes que en pocos minutos reflejan dos situaciones más que comunes en la vida de un niño y de un padre.
Esta campaña me hizo reflexionar, sobre las veces que uno como mamá habla sin pensar, expresando el enojo propio, sin medir las consecuencias de nuestras palabras, lo que para nosotros es un simple descargo, para nuestros hijos es un verdadero puñal. El niño cree lo que se le dice, hace propia esas frases y se etiqueta de por vida.
Y si no me lo creen, hagan este simple ejercicio , miren los siguientes videos y luego piensen en su infancia, se darán cuenta que nosotros tambien fuimos etiquetados de esa manera, ahora mirémonos en el lugar de padres¿seguimos haciendo lo mismo, o controlamos lo que decimos?
El peor legado que le podemos dejar a nuestros hijos es una infancia llena de gritos, insultos y etiquetas.Está en nuestras manos, mejor dicho, en nuestras palabras, cambiar la historia de nuestros hijos.
"no le digas a tu hijo, lo que no le dirías a tu jefe, ni a tu amigo"


video




video


No dejen de visitar el sitio de la campaña : http://www.escuchate.org.ar/campana.html

Nutricion Emocional

Si hemos atravesado nuestra infancia poco amparados o poco protegidos, haciendo grandes esfuerzos para sobre adaptarnos, es posible que en la actualidad entremos en competencia con los niños desde el hambre emocional. Grandes y pequeños nos pelearemos por un trozo de mirada, quejándonos de que nuestros hijos “están terribles”, son muy “demandantes”, estamos hartos de que “se enfermen”, o que “no respeten a los mayores”. Nos parece inaceptable que abandonen la escuela o que se droguen o que no coman o que se escapen o que tengan sexo sin protegerse.

Cuando un niño no es suficientemente nutrido emocionalmente durante la infancia, va a seguir necesitando eso que pidió, aunque modificará el modo en que formulará el pedido. La edad no calma la sed. La edad sólo disfraza las necesidades primarias en otras más presentables en sociedad. El niño necesitado se convertirá en un joven desesperado, ávido, feroz. Por eso, no importa con cuánta comida se atosigue, cuánta droga lo calme, cuánta agresión drene o cuántas pastillas lo duerman…no va a obtener cuidados maternos. Esto es consecuencia de una gran equivocación. Porque toda droga va a requerir más dosis. Toda relación dependiente lo va a llevar a relaciones aún más destructivas. Toda dieta lo va a arrojar a un circuito de restricciones. Todo acceso al alcohol lo va a dejar más prisionero de sus borracheras. Y toda distancia emocional lo va a colocar cada vez más lejos en su propio desierto.

Es verdad que tenemos la intención de amar y educar a nuestros hijos. Resulta que el amor puede estar presente como idea personal y colectiva. Pero amar concretamente a los hijos todos los días y todas las noches requiere comprender de dónde venimos…para entender las contradicciones profundas que sentimos cuando nuestros hijos pequeños nos demandan atención, presencia, conexión y amparo. Si nos sentimos desbordados o exigidos, es urgente emprender un camino de conocimiento personal, haciéndonos cargo de las improntas básicas que tenemos grabadas bajo la falta de cuidado o de palabras. Esas necesidades infantiles no nos fueron satisfechas en el pasado. Ahora nos corresponde reconocer qué es lo que nos ha acontecido, para decidir qué haremos hoy, es decir, cómo alimentaremos a nuestro niño herido y hambriento, para no trasladar esa hambre sobre nuestros hijos.

Laura Gutman
Exraído del newsletter del mes de Octubre